PARODIA O REALIDAD, LA POBREZA DE ALVARO LEMMON “EL HOMBRE CAIMAN“. NADIE LE CREE.

Nuevamente sale a la palestra la “supuesta“ pobreza, el hambre que esta pasando el reconocida Alvaro Lemmon “El hombre caimán“, quién con su guitarra y canciones nos hizo pasar muchos ratos alegres durante su permanencia en “Sábados Felices“ el cincuentañero programa de humor de Caracol T.V. Pensionado de la misma empresa, con una cantidad mensual nada despreciable, Alvaro se ha dedicado a pregonar sus actuales condiciones de vida que según él son muy precarias. Hasta decir en un video que está circulando profusamente en las redes que no ha se ha desayunado cuando lo encontró por las calles de Santa Marta un influencer vendiendo mochilas. Sin un centavo y “tiene que trabajar“, claro todos debemos hacerlo pero repetir la cantinela de su pobreza cansa cuando en otras ocasiones dice lo contrario, como lo demuestra él mismo con sus declaraciones a otros medios anteriormente. Mucho más, cuando de paso desacredita a la empresa que lo tuvo trabajando tantos años, le dió imagen y lo volvió famoso, tratándolo con todo el respeto y consideración que se merece. Lo pensionó hace quince años y simultáneamente lo ocupaba con un contrato por honorarios, hasta hace casi dos años cuando decidió darlo por terminado y dejarlo disfrutando de su pensión que no es nada despreciable. Si es un montaje para ganar seguidores, vaya y venga, está en todo su derecho. Muchos influenciadores acuden al truco de “victimizarse“ inspirando lástima en la gente, y ganando seguidores. Pero éste cuento en Alvaro ya esta muy gastado y nadie se lo cree, menos cuando se conocen las circunstancias de su salida de Caracol y como en otras oportunidades dice que “esta bien, con su pensión de cuatro millones que han sido reajustados ganando plata con la grabación de saludos, chistes y serenatas del tema que le pidan, por los cuales cobra obviamente“. Seguir amparándose en el supuesto mal trato de Caracol que lo dejo sin comer no tiene ninguna presentación. Cambie ya de discurso, porque este se encuentra desgastado. La gente esta hastiada del mismo cuento y no se lo cree.

El cuentico de la extrema pobreza de Alvaro Lemmon “el hombre caimán“ desde su salida de Caracol T.V., y la cual pregona todo el tiempo victimizándose ya harta a quienes lo escuchan quejarse. No se les olvide el está pensionado y bien por la empresa dónde trabajó tantos años y lo volvió famoso.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s