Los cuentos de la negra candela

La bella y el aristócrata en Cartagena.

El calor derretía absolutamente todo a quienes estabamos ubicados a lado y lado de la Avenida Santander esperando el tan anhelado desfile de carrozas en las cuales irían las bellas nacionales y locales competidoras por el anhelado titulo de Reina de la Belleza Colombiana y soberana de las fiestas novembrinas de Cartagena.  Encabezarían esta marcha de color, fiesta, alegría y hasta desorden las comparsas llegadas de Barranquilla, el Meta y otros lugares del país anhelantes de acompañar a sus candidatas y estar en éste evento tan importante para Colombia.   Los extranjeros se asomaban en las terrazas de los Hoteles con vista a la Avenida Santander.  Todo el mundo anhelaba observar éste carnaval tan poco visto en sus regiones.  Por nuestra parte estabamos curiosos por conocer a miembro de la aristocracia Europea que se rumoraba se encontraba en Cartagena disfrutando las fiestas.  Se decia que pertenecía a la familia real de Mónaco, primo hermano de Rainiero, en esos momentos vivito y coleando como se dice por ahí.

¿Estaría extraviado?, ¿seria verdad?, ¿un suplantador?,¿ como los muchos que nos han hecho conejo en varias ocasiones?.  Averigüelo Vargas.  para nuestra dicha y ya cuando sentíamos que nuestra cabeza se derretía alguien gritó : ¡ahi vienen las carrozas!.  Efectivamente a la distancia todo se torno en un calidoscopio, dada la variedad de colores que lentamente avanzaba hacia nosotros.  el Conde, Duque, Marquez o lo que fuera no aparecía por ningún lado.  Olvidados de la nobleza nos concentramos en admirar a las bellas en las carrozas y a la originalidad de los carros que las conducían, todo producto de los artesanos regionales.

De repente hace su aparición una imponente mujer de 1.80 de estatura, piel de ébano, sonrisa blanca como la nieve y unos rasgos hermosisimos.  Era una de las participantes en el Reinado Popular de quien todo el mundo hablaba y daba como segura ganador.

La observabamos atentamente cuando de la gradería del palco principal salta a la calle un hombreronón rubio, grueso, de sonrisa amplia y 1.90 de estatura que en medio de su euforia, salta a la carroza de la magnifica mujer y evitando la seguridad de los encargados alcanza a subir un escalón de la carroza y sin más ni más se abraza a los pies de la candidata.  Tremendo lío para bajarlo.

Era el primo de Rainero de Mónaco, tio de las Princesas Carolina, Estefanía y Alberto de vacaciones en Cartagena y perdidamente enamorado de la reina a quién se quería llevar para su país ofrecíendole el oro y el moro.

¿Que quién era la reina?  Yeimy Paola Vargas, hoy actriz, felizmente casada, madre de dos hijos y residente en la Heroica.

¿Será que ella si se acuerda de esa anécdota?

|2002, El Universal|

Los cuentos de la negra candela

TODO TIEMPO PASADO FUE MEJOR

Era toda una mezcolanza de personajes en el lobby del Hotel Hilton hace unos años cuando se celebraba el reinado nacional de la belleza en Cartagena.  Desde Ministros, Gobernadores, Alcaldes, diplomaticos, empesarios, comerciantes, integrantes de la comunicad LGBTI hasta cabezas de la economia emergente (leàse narcotraficantes) acompañando a sus novias, algunas en plena competiciòn por el titulo de señorita Colombia quienes aspiraban a la corona y el cetro respaldadas por su belleza y obviamente por el dinero de sus padrinos.  Muchas historias, anècdotas se conocen, pero la mayoria permanece oculta.  Observando detalladamente los sucesos actuales, la Cartagena semi-vacia de hoy a pesar de estarse celebrando la version ochenta y cinco del legendario reinado, siento la nostalgia de esas èpocas. Del corre-corre, la adrenalina cuando se conocia la presencia de alguno de èstos personajes prohibidos que precisamente por esto le ponian olor y sabor al evento porque se convertian en los centrales.  Era todo un hervidero de emociones donde los periodistas teniamos retos diarios para comunicar al paìs.  No hay duda.  El Reinado Nacional de la Belleza vive una crisis, como die el refrán popular “todo tiempo pasado fue mejor”.  Quien no recuerda a la señora Amazonas o, las invitaciones del Señor Peràfan cuando bautizo a sus gemelos con su esposa, hermana del famosisimo diseñador Carlos Arturo Zapata, mientras atendia a sus dos novias en el evento las representantes de Vichada y Risaralda de entonces, a quienes llenaba de obsequios diariamente para darles animos.  Una de ellas hoy esposa de famoso cantante de musica popular que tiene amnesia porque no quiere recordar esas épocas.  Y con tada la razón.  Aunque en la forma todo parece igual que las anteriores versiones de Señorita Colombia nada que ver, el dia de hoy no es ni sombra de otros años, la época dorada del cèrtamen más poderoso del entretenimiento anual en nuestro país.  En memoria de esos años.  Queremos revivir el evento para que vuelva por sus fueros.

Anuncios